Inauguran muestra con las 33 obras de la Colección de pinturas de Los Pinos, comisionadas en 1993

La exposición De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México, inaugurada anoche en los dos pisos de la Casa Miguel Alemán del Complejo Cultural Los Pinos, es la primera de un programa expositivo elaborado para la otrora residencia oficial.

Era necesario iniciar con la llamada Colección de pinturas de la residencia presidencial Los Pinos, comisionada por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari en 1993, porque los 33 cuadros sólo se habían visto juntos el 5 de noviembre de ese año al presentarse en el salón López Mateos, explicó Homero Fernández Pedroza.

En un recorrido con representantes de la prensa antes de la apertura de la muestra, el director administrativo del Complejo Cultural Los Pinos precisó: ‘‘Ésta fue la decisión que también nos llevó a mostrar la obra al público por primera vez, no sólo los rumores de que se había desaparecido”. También, ‘‘por la fuerza que toma la obra al mostrarse en conjunto”.

Después del debut de hace casi 26 años, no todos los cuadros fueron colgados en los recintos del ahora Complejo Cultural Los Pinos. ‘‘No sabemos para qué espacio de Los Pinos Salinas pensó esta colección, porque nunca la colgó completa. De pura suposición les diría que estaba pensada para colgarse en estos muros (de la casa Miguel Alemán); sin embargo, al final no sucedió”, añadió Fernández Pedroza.

El recorrido se inicia con Suave patria, de Felguérez

En la planta baja del inmueble el recorrido se inicia con el óleo Suave patria, de Manuel Felguérez. Después de pasar por la biblioteca José Vasconcelos, se entra al entonces despacho presidencial, donde luce Murciélago, técnica mixta de Francisco Toledo. La antigua ayudantía alberga la técnica mixta Lluvia de oro, de Sergio Hernández. En el pasillo que conduce al vestíbulo están el díptico Códice abierto VI, de Vicente Rojo, y Los volcanes, de Luis Nishizawa.

En el vestíbulo se ven México en la piel, de Beatriz Ezban, y Huellas del camino, de Irma Palacios. Las obras restantes están en la planta alta.

La adecuación de las salas ya se había iniciado como anticipo de Escultura de la tierra, exposición de cerámica de 700 piezas, desde lo prehispánico hasta lo contemporáneo y arte popular que será inaugurada a principios de octubre, adelantó Homero Fernández.

Mientras, la casa Miguel Alemán girará en torno del tema ‘‘arte y poder”, la casa Lázaro Cárdenas más bien será ‘‘un museo de sitio dedicado a la vida del general, la apertura como país y la migración”, dijo Fernández Pedroza. Una ‘‘gran sala” que estaba en la casa Miguel de la Madrid fue llevada a Palacio Nacional, liberando un espacio que también se empleará para exhibir. Allí el 2 de octubre se abrirá una muestra conmemorativa de ‘‘la matanza de Tlatelolco”. La casa Benito Juárez igualmente se adecua para ‘‘recibir programación”.

Ernesto Martínez, director del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble, dijo haber recibido las 33 pinturas entre el 18 y 20 de mayo. ‘‘Estaban en buenas condiciones. Tenían un poco de polvo en el anverso y el reverso que se limpió con brochas y aspiradoras. Algunos se tensaron porque estaban un poco flojos los lienzos y se atendieron los marcos con rayones. La deNishizawa tenía en la parte inferior faltantes en la moldura”.

De lo perdido, lo que aparezca concluirá en diciembre. Esa colección de Presidencia de la República, en resguardo de la Secretaría de Cultura federal, anunció ayer su titular, Alejandra Frausto, quedará en custodia del Museo de Arte Moderno.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here