Guanajuato, Gto., Como cada año, se debe hacer una pausa para vivir lo más extraordinario del Festival Internacional Cervantino (FIC), cuya edición 47 ofrece más de 20 exposiciones en al menos 15 museos guanajuatenses, que se pueden visitar desde ayer.

‘‘Las artes visuales nos dan la posibilidad de entrar a mundos extraordinarios y a universos imaginarios; instantáneas que congelan un segundo memorable. Me congratulo enormemente por la oportunidad de abrir las puertas de los espectaculares recintos que aloja esta entidad y así iniciar nuestro primer día de actividades’’, dijo Mariana Aymerich Ordóñez.

La titular del FIC inauguró el programa de artes visuales del encuentro artístico más importante de México y América Latina, acompañada de varios creadores, curadores y funcionarios, entre ellos, Mauricio Leyva Castrejón, secretario de Cultura de Guerrero, y Adriana Camarena de Obeso, directora general del Instituto estatal de la Cultura de Guanajuato.

‘‘Estoy segura –añadió Aymerich desde el Museo Palacio de losPoderes– que en estas salas los espectadores encontrarán imágenes que los remitirán a espejos, cuyo reflejo muestra quiénes somos y quiénes queremos ser. Me parece el momento para hacer esta reflexión y mantenerla así para asimilar lo que estamos a punto de experimentar.

‘‘El FIC ha sido y seguirá siendo una magna plataforma para nuevas expresiones, lugares para coincidir y desde el disfrute estético fomentar la reflexión. Ojalá las artes visuales nos acompañen siempre para que la visión de los artistas, plasmadas en lienzo, den testimonio de lo mágico y efímero que tienen las artes escénicas, visuales, así como la vida misma.”

A diferencia de años anteriores, esta vez no se entregó la Presea Cervantina, aunque algunos organizadores del festival dijeron a La Jornada que se otorgará la próxima semana y será una sorpresa.

Después del acto de apertura Aymerich Ordóñez presidió un recorrido para prensa e invitados por los museos Conde Rul, Casa Diego Rivera y del Pueblo, donde mostró parte del inventario visual que va de la cerámica prehispánica y la fineza de la plata guerrerense a las propuestas de creadores emergentes.

En el primer recinto se inauguró Graciela Iturbide: cuando habla la luz, exposición montada en noviembre pasado en la Ciudad de México, la cual hace un recorrido por el quehacer de la destacada fotógrafa mexicana mediante más de 150 imágenes.

‘‘Estoy muy emocionada de presentar mis imágenes en Guanajuato; es un lugar maravilloso. Sin embargo, debo regresar mañana a México. Me llevo las muestras de cariño que amablemente he recibido aquí”, dijo a La Jornada Graciela Iturbide, quien recibió la Presea Cervantina en 2018.

En ese espacio se exhibe también el mural La visión del migrante, creado en el Museo Nacional de Arte Mexicano en Chicago por Héctor Duarte y Víctor Ayala.

En el Museo Casa Diego Rivera se aloja Mar de la memoria, muestra pictórica de José Castro Leñero, y Nueve de Guanajuato, que reúne obra colectiva de arte joven guanajuatense, con curaduría de Randy Walz, que privilegia los lenguajes y soportes no convencionales. Mar de la memoria son las palabras que inspiraron a José Castro Leñero para crear la serie que articula esta exposición, integrada por obras de diferentes formatos realizadas en acrílico, acuarela y tinta, así como óleo y cerámica.

En el Museo del Pueblo de Guanajuato se presentan Elementos, con pinturas de Irma Palacios; Heritage: historia de dos ciudades: Guanajuato y Quebec, que reúne fotografías intervenidas (esgrafiadas) de Gustavo López, y una parte de Lo que permanece: Colección Femsa, muestra colectiva de artistas latinoamericanos, curada en torno al tema de la migración, hilo conductor de esta edición 47 del FIC, cuyo complemento se alojará en la Galería Hermenegildo Bustos dela Universidad de Guanajuato.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here