Explorar la técnica académica, pero con el corazón mexicano, es esencial. Fue el llamado de Arturo Márquez a jóvenes músicos al anunciar la convocatoria del certamen de composición que lleva su nombre. Este concurso da la posibilidad de explorar esos dos mundos, que no tienen que estar aparte, afirmó en conferencia de prensa.

Es el quinto año que se lanza el Concurso de Composición Arturo Márquez para Orquesta de Cámara, dirigido a autores de menos de 40 años de edad, quienes participan con una obra con expresiones tradicionales o populares integradas en una pieza orquestal, del cardenche del desierto del norte a la jarana yucateca, o ritmos como el bolero, danzón y cumbia. Se otorga un estímulo monetario, que este año se incrementó a cien mil pesos, el doble del asignado en 2017.

Sin embargo, siempre ha sido un propósito principal que estas obras ganadoras se interpreten. Márquez refirió que los ganadores ya están siendo aplaudidos en otros lugares. Invitó a que los jóvenes se preparen en el oficio de la música académica y el conocimiento de la tradicional y popular mexicana para enriquecer el género de concierto.

Hace cinco años, recordó el compositor, decíamos que era un gran momento de júbilo para la música mexicana, pues cuando las obras académicas se fusionan con nuestra tierra, donde vivimos, se enriquece de una manera notable. Lo hemos visto en más de 150 obras que han participado en cuatro años, en cada cual se ha incrementado el número de participantes.

Armando Manzanero, presidente del consejo directivo de la Sociedad de Autores y Compositores Mexicanos (SACM), expresó que la música indudablemente es el antídoto de la amargura y la tristeza. Es por demás decirles que estamos viviendo, no en México, en el mundo, tiempos de violencia horrible. La música es el remedio más grande contra la delincuencia.

Más importante, escuchar la obra que el estímulo monetario

José de Jesús Hernández Torres, del patronato del Centro Cultural Roberto Cantoral, destacó la interpretación de las piezas ganadoras, pues va más allá del premio monetario; da vida a las obras. En ocasiones es más importante para el creador escuchar su obra, que el estímulo económico.

Celebró la manera en que el certamen abona en el rescate de la música tradicional mexicana; es uno de los concursos que tienen una línea estilística muy definida, además de que fomenta la inclusión en el más amplio espectro, de lo clásico a lo tradicional.

Por su parte, Saúl Juárez Vega, subsecretario de Desarrollo Cultural de la Secretaría de Cultura federal, destacó que este concurso, quizá único en el mundo, en cinco años se ha posicionado como relevante.

Es muy importante que sea dirigido a jóvenes y puedan someter a la crítica su trabajo en un ámbito privilegiado, como es que sus obras se interpreten por orquestas profesionales, dijo.

Añadió que se retoma la fusión que siempre ha existido entre las músicas de concierto y popular. Históricamente, los grandes compositores del siglo XIX en Europa y otras latitudes tenían ese vínculo para expresarse.

La convocatoria tiene como plazo final el 14 de septiembre. Los tres ganadores se darán a conocer en noviembre y el día 29 de ese mes se interpretarán en un concierto las tres obras elegidas, en el Centro Cultural Roberto Cultural, como parte del Festival Artístico de Otoño.

Los detalles del certamen, organizado por el patronato de ese centro y la Secretaría de Cultura federal, se pueden consultar en patronato-ccrc.org.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here