Las compañías de danza contemporánea Péndulo Cero y Lux Boreal, de Tijuana, se presentaron en el Palacio de Bellas Artes con obras en las que exploran la individualidad, el control y la pertenencia que reflejan su trabajo creativo.

En la temporada Frontera en Movimiento, el grupo Péndulo Cero inició el programa con la obra Encarna C c iones, especie de viaje por diversos paisajes trazados por una proyección en el escenario. Los bailarines experimentan con el cuerpo diferentes sensaciones.

Tres mujeres y un hombre dialogan con sus cuerpos. Vemos su comportamiento y en cada paso está presente la idea del control. Los personajes entran en una suerte de encarnación como si fueran tomados por entidades que los habitan hasta lograr varios ambientes y formas de movimiento.

La compañía codirigida por Miroslava Wilson y Carlos A. González explora nociones alrededor del control desde el cuestionamiento de realidades y ficciones que permiten al público integrarse a la obra mediante el diálogo personal de cada intérprete.

Platicidad escénica y potencia creativa

Con 11 años de trayectoria, Péndulo Cero se caracteriza por su plasticidad escénica y la potencia creativa de sus integrantes. Desde su fundación la compañía desarrolla programas alusivos a la creación, el intercambio, la educación y el desarrollo social desde la danza.

Lux Boreal, agrupación fundada en 2002 con sede en Tijuana, Baja California, presentó Fit/MisFit, coproducción México-Irlanda con la compañía Iseli-Chiodi. Esa obra gira en torno a la necesidad de pertenencia y el sentido de individualidad.

Con dirección artística de Henry Torres Blanco, cuatro bailarines comparten un espacio y negocian su lugar para así encajar en una comunidad.

Con la idea de pertenecer a un grupo los intérpretes interactúan, intentan adaptarse a como es el otro y satisfacer las aspiraciones del conjunto pero se olvidan de que son completamente distintos.

La pieza, al final, presenta una parodia de los personajes en ese afán de lograr un consenso. Recrea las consecuencias de las concesiones y negociaciones que hacemos en la vida al relacionarnos con los demás. Desde 2003 Lux Boreal lleva su quehacer escénico a los foros de danza y festivales de todo México; ha contribuido en gran medida a la relación binacional Tijuana-San Diego en la década reciente y en la escena internacional ha representado a la danza contemporánea de México en países como Chile, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, España, Letonia, Brasil, Argentina, Alemania, Francia, Irlanda, Rumania y Suiza.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here