“Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años… y años en nuestro país”, sostuvo el presidente Donald Trump

Este domingo Donald Trump aseguró que “no hay lugar para el odio” en Estados Unidos, tras dos tiroteos masivos que dejaron al menos 29 personas muertas, pero atribuyó los hechos violentos a “problemas mentales”.

“El odio no tiene lugar en nuestro país y nos ocuparemos de eso”, dijo Trump a los periodistas en Nueva Jersey.

“Tenemos que hacer que se detenga. Esto ha estado ocurriendo durante años… y años en nuestro país”, sostuvo el presidente de Estados Unidos.

Horas antes, el mandatario había ordenado que las banderas estadounidenses ondeen a media asta en los edificios oficiales durante cinco días para rendir homenaje a las 29 víctimas.

“En señal de respeto solemne por las víctimas de estos terribles actos de violencia (…) ordeno izar a media asta la bandera de Estados Unidos en la Casa Blanca y en todos los edificios públicos”, señaló el presidente de Estados Unidos en un comunicado de la Casa Blanca. “Condenamos estos actos odiosos y cobardes”.

Quien también se pronunció al respecto fue el vicepresidente Mike Pence, quien se mostró consternado y manifestó su apoyo a las fuerzas de seguridad.

A través de su cuenta de Twitter, expresó: “Lloramos con quienes perdieron a sus seres queridos en El Paso y Dayton. Rezamos por los heridos y familias. No hay lugar en EEUU para actos de violencia, odio y racismo. Condenamos estos actos malvados y apoyamos a la gente de Texas y Ohio”.

El primero de los tiroteos, registrado el sábado cerca del mediodía en un centro comercial de El Paso, en el estado de Texas, dejó 20 muertos y 26 heridos, algunos de ellos críticos, según las autoridades, que detuvieron a un hombre blanco de 21 años e investigan el ataque como posible crimen de odio.

Vía Paco Zea

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here