Cumplidos ochos años de la guerra civil siria, pareciera que el fin del conflicto se encuentra todavía muy lejano. Y son los civiles que quedan en medio, los más afectados por la crisis.

Desde que la guerra comenzó el 15 de marzo de 2011, Siria se vio envuelta en una espiral de retraso de varias décadas, con daños irreparables en el corto plazo en la infraestructura más importante para la vida y desarrollo de cualquier nación, como hospitales, escuelas, sistemas de agua y saneamientos y servicios públicos en general.

Por otra parte, el conflicto generó un cambio vertiginoso en la vida de los ciudadanos sirios, quienes han sufrido la separación del núcleo familiar, causada por las víctimas que han caído en medio de los enfrentamientos y el desplazamiento que ha convertido a los sobrevivientes en refugiados.

Actualmente, más de 12 millones de sirios requieren asistencia humanitaria, donde 6,2 millones se encuentran desplazados en la nación y otros 6,7 millones están en calidad de refugiados en países vecinos como Turquía. Lo más grave de la situación es que la mitad de las personas afectadas son niños.

Decenas de refugiados sirios, entre ellos muchos niños, cargan con sus pertenencias hacia la frontera iraquí en un paso cercano a la ciudad de Sahela, a las afueras de Dahouk, en el Kurdistán iraquí. 

A 8 años de la guerra la tensión es mayor

Las recientes batallas en territorio sirio entre el ejército nacional y los insurgentes han escalado alto, con una ofensiva en la que permanecen 3 millones de sirios y que acumula 2.500 muertos, 300.000 desplazados y destrucción de viviendas, lugares históricos y mercados, según informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Solo los bombardeos rusos y del gobierno han cobrado la vida de 570 civiles. Por su parte, los bombardeos insurgentes han saldado 45 muertos.

Escapar de la guerra también trae sus desafíos

Ante una situación de conflicto tan grave, la opción de muchos sirios se resume en escapar. Pero convertirse en refugiado significa asumir otros retos.

Los refugiados sirios se han repartido por buena parte de Europa, pero la mayoría se encuentra en Turquía.

Siendo este país el mayor receptor de este fenómeno, se hace mucho más difícil para los sirios conseguir un empleo que les permita tener una vida digna, viéndose obligados a trabajar la agricultura, una de las ocupaciones que no requiere permisos o un estatus legal dentro del país.

Siendo Turquía uno de los mayores productores de avellanas del mundo, al menos 20.000 refugiados sirios han llenado estos campos de cultivo, desempeñando tareas pesadas en jornadas de 12 horas diarias sin días libres y con una paga de 10 dólares diarios.

Sin duda, estamos hablando de casos de explotación laboral en la que los sirios arriesgan su vida en condiciones muy precarias.

Los refugiados sirios necesitan ayuda

Las personas que escapan del conflicto dejando su hogar atrás requieren apoyo, incluso aquellos que encuentran en los trabajos pesados y mal remunerados la única vía para subsistir.

Todos ellos necesitan asegurarse de las condiciones mínimas básicas para llevar sus vidas y las de sus familias adelante, tales como atención médica, alimentos, ropa, artículos de higiene personal y del hogar, vivienda, agua potable y electricidad.

Además de cubrir sus necesidades básicas, los adultos requieren oportunidades de empleo digno y los niños necesitan la protección de un ambiente seguro, así como poder ir a la escuela.

Los desplazados sirios esperan tu ayuda. ¿De qué manera puedes contribuir? Además de aprender y generar consciencia sobre la crisis que ha dejado el conflicto en Siria, una buena forma de colaborar es a través de donaciones a organizaciones sin fines de lucro que apoyen esta causa.

Una excelente alternativa es colaborar a través de ACNUR, una ONG creada tras la II Guerra Mundial que ya tiene 67 años como agencia operativa en 130 países.

ACNUR trabaja con especial énfasis en la crisis de los refugiados sirios, convirtiendo los donativos en agua potable, comida, atención sanitaria, educación y servicios básicos para cientos de miles de desplazados.

Vía Grandes Medios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here