Una serie de sitios arqueológicos preislámicos iraníes, el parque Nacional de Chiribiquete (Colombia), la ciudad califal de Medina Azahara (España) y siete antiguos monasterios budistas de Corea del Sur fueron declarados ayer patrimonio de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

Los ocho sitios retenidos en Irán aparecen colectivamente en la lista de patrimonio universal con la designación de paisaje arqueológico sasánida de la región de Fars.

El Fars, provincia del sur del actual Irán, es cuna de la dinastía sasánida, aparecida a inicios del siglo III de nuestra era.

Con este nuevo sitio, Irán cuenta con 23 bienes inscritos en la lista del patrimonio cultural mundial, y un sitio natural.

En tanto, con el parque Nacional de Chiribiquete, Colombia ya tiene siete lugares reconocidos como patrimonio mundial. El parque se ubica en los departamentos de Caquetá y Guaviare.

En España, la ciudad califal de Medina Azahara, cerca de Córdoba, una de las joyas que dejó en España el largo periodo de dominación musulmana de la península ibérica, entre los siglos VIII y XV, fue catalogada como herencia común de la humanidad.

También se añadieron los sansa, siete antiguos monasterios budistas de montañas de Corea del Sur construidos en el periodo de los Tres Reinos, que se extendió hasta el siglo VII de nuestra era.

Vía La Jornada