Nancy Pelosi, la presidenta y líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso federal estadunidense, anunció el nombramiento de siete fiscales legislativos que presentarán los cargos contra el presidente Donald Trump, durante su juicio político en el Senado.

Argumentando una vital necesidad de defensa constitucional y de seguridad nacional, Pelosi designó como managers (fiscales) a los legisladores: Adam Schiff, Jerrold Nadler, Zoe Lofgren, Hakeem Jeffries, Val Demings, Jason Crow y Silvia García.

Los siete congresistas designados por la líder demócrata tienen experiencia en casos judiciales definidos en cortes federales y estatales de la Unión Americana.

Schiff, presidente del Comité de Inteligencia, y Nadler, del Comité Judicial, presidieron las audiencias en la Cámara de Representantes donde se debatieron y aprobaron los cargos contra Trump con lo que eventualmente fue acusado por el pleno para ser enjuiciado en el Senado.

“El énfasis está en presentar un caso lo más sólido posible para proteger y defender nuestra constitución y buscar la verdad por el bien del pueblo de los Estados Unidos”, declaró Pelosi durante la conferencia de prensa para presentar a los siete fiscales.

El equipo de managers se encargará de presentar los dos cargos contra Trump: abuso de poder ejecutivo y obstrucción al Congreso, además de pelear jurídicamente con los abogados del presidente para que sea declarado culpable y sea removido de la presidencia.

Juicio ilegítimo, alega la Casa Blanca

“Lo único que ha logrado la presidenta Pelosi es una vergüenza, un proceso de juicio ilegítimo que prueba que ella está enfocada en política electoral en lugar del bienestar de los estadunidenses”, señaló en un comunicado de prensa Stephanie Grisham, vocera de la Casa Blanca.

El pleno de la Cámara de Representantes tendrá que debatir y someter a votación para su confirmación o rechazo, el nombramiento de los siete fiscales elegidos por Pelosi, lo cual es un proceso de mero trámite porque los demócratas son mayoría representativa.

Una vez confirmada la designación de los fiscales, Pelosi entregará a la Cámara de Senadores la resolución con los dos cargos que se le imputan a Trump para que se lleve a cabo el juicio, procedimiento judicial que podría arrancar formalmente el martes de la próxima semana.

“El presidente Trump no ha cometido ninguna ilegalidad, está preparado para ser sometido al debido proceso en el Senado que Pelosi y los demócratas le negaron, y espera ser totalmente exonerado”, matizó la portavoz de la Casa Blanca.

Una vez cumplidos los procedimientos de trámite en la Cámara de Representantes, este jueves Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado dará forma a los procedimientos legales y constitucionales para celebrar el juicio contra Trump.

Procedimiento

El primer paso en el Senado será tomar juramento a John Roberts, presidente de la Corte Suprema de Justicia, quien asumirá el papel de juez, y a cada uno de los 100 integrantes de la Cámara de Senadores quienes fungirán como el jurado.

Con 47 votos frente a los 53 que tienen los republicanos, los demócratas en el Senado técnicamente están imposibilitados para conseguir los 67 sufragios que se requieren para declarar culpable al presidente de Estados Unidos de los delitos que le achacan.

Aunque los 100 senadores por decreto constitucional deberán jurar que con imparcialidad cumplirán los mandatos de la constitución política de los Estados Unidos, los republicanos han cerrado filas con la Casa Blanca para exonerar a Trump de los cargos.

McConnell ha dicho que desea que el juicio sea expedito, que concluya antes del próximo 4 de febrero cuando el presidente Trump presente al Capitolio su informe sobre el Estado de la Unión. Las diferencias con los demócratas parecen imposibilitar el deseo del líder republicano.

Pelosi y los demócratas quieren que en el juicio se presenten públicamente a testificar Mike Mulvani, jefe interino del gabinete presidencial, y John Bolton, exjefe del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, entre otros asesores de Trump.

Los cargos aprobados contra Trump se sustentan en la acusación de que el mandatario estadunidense manipuló con objetivos personales para su reelección este año, un paquete asistencial militar por 391 millones de dólares al gobierno de Ucrania.

La acusación contra Trump establece que el mandatario condicionó la entrega de la ayuda bélica, a que el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, iniciara una investigación infundada por corrupción en contra del exvicepresidente estadunidense, el demócrata Joe Biden, y de uno de los hijos de este, Hunter, quien trabajó en una empresa energética de la nación europea.

Vía Proceso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here