Por combinar la intriga, la acción y la reflexión, la escritora francesa Fred Vargas fue reconocida ayer con el premio Princesa de Asturias de las Letras, con el que también se rinde homenaje a la generación que protagonizó el Mayo francés de 1968.

La novelista y ensayista fue elegida de un total de 35 candidatos procedentes de 21 países.

Fred Vargas se suma a la lista de galardonados, como Richard Ford, Leonardo Padura, el recientemente fallecido Philip Roth, el cantautor y poeta Leonard Cohen, Álvaro Mutis y Juan Rulfo.

El jurado, compuesto por representantes de la Real Academia de la Lengua, periodistas culturales y escritores, como el mexicano Juan Villoro, y catedráticos, decidió reconocer la trayectoria de Frédérique Audoin-Rouzeau, quien adoptó el seudónimo de Fred Vargas hace varias décadas en homenaje al personaje María Vargas, interpretado por Ava Gardner en el filme La condesa descalza.

Revitaliza la novela de intriga

Fred Vargas, con formación de arqueozoóloga, entiende la sociedad como un misterioso y complejo ecosistema. En su obra narrativa destaca la originalidad de sus tramas, la ironía con la que describe a sus personajes, la profunda carga cultural y la desbordante imaginación, que abre al lector horizontes literarios inéditos, sustentó el jurado.

“Su escritura –añadió– combina la intriga, la acción y la reflexión con un ritmo que recuerda la musicalidad característica de la buena prosa en francés. En cada una de sus novelas, la Historia surge como metáfora de un presente desconcertante. El vaivén del tiempo, la revelación del Mal se conjugan en una sólida arquitectura literaria, con un fondo inquietante que, para goce del lector, siempre se resuelve como un desafío a la lógica. Fred Vargas encarna, por todo ello, la revitalización de un género, la novela de intriga, al que ha sumado, brillantemente, novedosas piezas, atmósferas y espacios hasta componer una obra de proyección universal.”

FotoFred Vargas, captada en 2006, en ParísFoto Afp

La obra de Fred Vargas, publicada en español por Siruela, tiene entre sus títulos célebres novelas del género negro cuyo protagonista es el comisario Jean-Baptiste Adamsberg, como El hombre de los círculos azules (1991), El hombre del revés (1999) y Los cuatro ríos (2000).

Fred Vargas escribió su primera novela policiaca, Les Jeux de l’amour et de la mort, a mitad de los años 80, en paralelo con su trabajo en una excavación arqueológica en Nièvre. Con ella ganó el Festival de Cognac. Además de sus novelas policiacas, ha publicado otras sin este personaje y algunas obras de no ficción. Vargas atribuye mucha importancia en sus textos a los personajes, las intrigas secundarias y los diálogos. También destaca la presencia de leyendas y acontecimientos históricos, así como la importancia del humor y la poesía.

Escultura de Miró y 50 mil euros

El Princesa de Asturias a Vargas se suma a los ya concedidos hasta ahora por la fundación de ese galardón, que tiene por objetivo reconocer la trayectoria y labor de personajes e instituciones internacionales en favor de la concordia y la paz.

En recientes semanas fueron otorgados el Princesa de Asturias de las Artes al cineasta estadunidense Martin Scorsese, el de Comunicación y Humanidades a la periodista mexicana Alma Guillermoprieto, el de Cooperación Internacional a Amref Health Africa y el de los Deportes a los alpinistas Reinhold Messner (Italia) y Krzysztof Wielicki (Polonia).

En fechas próximas se fallarán los correspondientes a Ciencias Sociales, Investigación Científica y Técnica, y Concordia. Cada uno de los premios Princesa de Asturias está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón–, un diploma, una insignia y un estímulo económico de 50 mil euros.

Vía La Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here